Técnicas de recuperación espermática

El seminograma es la primera prueba para diagnosticar al varón antes de iniciar un tratamiento de reproducción asistida. El estudio del eyaculado ofrece información sobre posibles patologías clínicas o alteraciones en la calidad seminal que pueden estar generando dificultad para conseguir el embarazo. 

Este estudio básico nos guía sobre las posibles causas de la infertilidad, analizando características macroscópicas (licuefacción, color, volumen, Ph, viscosidad), y microscópicas (concentración, movilidad, morfología, vitalidad y células redondas). Obtenido el diagnóstico se valora el posible tratamiento, en caso de ser necesario, o se decide si son necesarias pruebas complementarias para ampliar este estudio.

Las técnicas de recuperación espermática son intervenciones sencillas que no precisan de anestesia general y que no supone riesgo alguno. La obtención del esperma para la realización de las técnicas de reproducción generalmente se lleva a cabo mediante masturbación, sin embargo, en los casos en los que el varón no presenta espermatozoides, la Medicina Reproductiva actual aporta técnicas para su obtención cuando nos encontramos ante una vasectomía o un ADN dañado por algún tipo de azoospermia o fibrosis quística. 

En estos casos se extraen los espermatozoides móviles con una sencilla punción testicular, directamente del testículo y no del eyaculado, por aspiración con aguja. Es un procedimiento bien tolerado y de escaso riesgo de complicaciones.

¿Más info?

Puedes llamarnos a el telefono +34 868 055 915 o también puedes escribirnos utilizando nuestro formulario de contacto