Preservación de la fertilidad

La preservación de la fertilidad te permite programar tu maternidad y decidir cuándo ser madre, sin limitaciones de tiempo, utilizando tus propios óvulos. La principal técnica para preservar la fertilidad es la vitrificación de tus óvulos en edad fértil. 

Este proceso surgió para proteger la fertilidad de mujeres jóvenes con problemas oncológicos. Afortunadamente, hoy día gran parte de estas patologías se curan por lo que es necesario salvaguardar el potencial fértil de niñas y jóvenes adultas, ya que el grado de toxicidad de las terapias oncológicas pueden comprometer su capacidad ovárica.

Sin embargo, el papel preponderante que ocupa la mujer en el mercado laboral y las nuevas formas de vida que hoy presenta nuestra sociedad, es una de las razones más importantes que llevan a la mujer a retrasar la maternidad, y que genera serios problemas de infertilidad que van en aumento, pues lo que no ha cambiado es la edad biológica de sus órganos reproductores y, concretamente, de sus óvulos.

La edad es el factor más determinante en la fertilidad de la mujer. Si deseas ser madre, pero tienes que retrasar tu maternidad porque consideras que aún no es el momento, te recomendamos que preserves tu fertilidad cuando aún cuentas con una adecuada capacidad ovárica, preferiblemente antes de los 35–38 años. La vitrificación de óvulos te permite mantener constante la edad biológica de los mismos, combatiendo los efectos que el paso del tiempo ejerce sobre tu sistema reproductivo con las máximas garantías, hasta que llegue el momento en el que decidas formar una familia.

Proceso de vitrificación de óvulos

La principal ventaja de la vitrificación de ovocitos respecto a la congelación tradicional es que no se forman cristales de hielo que dañen al óvulo, obteniendo inmejorables resultados clínicos que rondan el 97%, similares al de ovocitos en fresco.

La vitrificación es la congelación ultrarrápida de los ovocitos, a una velocidad de más de 15.000º C por minuto, con sustancias crioprotectoras, y sumergidos en nitrógeno líquido a -196º C de temperatura, manteniendo inalteradas tus células sin limitación de tiempo.

Se inicia con una estimulación hormonal con la administración de medicamentos durante unos 9 días, para conseguir la ovulación múltiple. Durante este periodo se controla el crecimiento de los folículos ecográficamente. La extracción de los óvulos se realiza mediante una sencilla punción ovárica bajo sedación, evitando cualquier molestia. Los óvulos obtenidos se vitrifican en el laboratorio y se almacenan en bancos de nitrógeno líquido. Cuando llegue el momento de tener hijos, los óvulos se descongelan para ser inseminados con el esperma masculino.

Indicaciones

La vitrificación resuelve deseos de maternidad de mujeres con:

  • Baja respuesta ovárica, para acumular ovocitos en un proceso de fecundación in vitro.
  • Pacientes oncológicas que vayan a someterse a un tratamiento de quimioterapia que pueda comprometer su fertilidad, para que puedan ser madres superada la enfermedad.
  • Mujeres que han recibido o van a recibir algún tipo de cirugía sobre los ovarios, como en el caso de la endometriosis.
  • Mujeres que van a someterse a una extirpación de ovarios debido a algún tumor.

Tratamientos de preservación de la fertilidad

  • Congelación de ovocitos: Tras estimular los ovarios para lograr recuperar el máximo de ovocitos, éstos se congelan. Más información.
  • Congelación de los embriones: Los ovocitos de la paciente se fecundan in vitro y los embriones logrados, se congelan. Más información
  • Congelación del semen del hombre. Más información

¿Quieres más información?

Mándanos un email a info@urcartagena.com o déjanos tus datos aquí . Y te contactaremos para explicarte cómo hacerlo